¿Qué le pasa a mi cabello en otoño?

No son imaginaciones tuyas: la caída del pelo aumenta en los meses de septiembre a diciembre. Aún así, ¡no te asustes! Hay solución.

El otoño ha llegado para quedarse. Las hojas de los árboles se desploman sobre el pavimento, el sol se pone antes y el frío avanza hasta recuperar todo lo que perdió en la primavera. Pero hay otra cosa más que distingue a esta estación de las otras: por las mañanas, lo que era una almohada limpia se ha convertido en una selva enmarañada, los peines y cepillos parecen más furiosos y hambrientos que antes, y todas las prendas de ropa ya no parecen impecables con la misma facilidad. En resumen: todo está lleno de pelos. Y todos lo pensamos: ¿por qué en otoño se cae más el cabello?.

 

Caída de las hojas en otoño

Como las hojas de los árboles, los cabellos caen más en otoño.

 

¿QUÉ ES EL CABELLO?

Bueno, primero hay que saber qué es el cabello: se trata de una serie de fibras compuestas principalmente de queratina (una proteína que también forma nuestras uñas) que sólo aparecen en los animales mamíferos (como los humanos) y que sirve de aislante contra la temperatura y otros factores externos. La evolución del ser humano ha hecho que a lo largo de millones de años nuestra especie haya ido perdiendo poco a poco el pelo de distintas partes del cuerpo, dejándolas casi desnudas por completo; otras, como las axilas, el pubis y la cabeza han mantenido una concentración muy alta de esta capa protectora.

El cabello -como cualquier otro tipo de pelo- se divide en tres partes: Nacimiento, Tallo y Punta. El tallo y la punta son las partes media y superior del pelo, y su salud depende del buen cuidado que se tenga de la cutícula, la capa exterior de las tres que forman la fibra capilar. Pero la parte inferior, el nacimiento, es quizá el punto más importante, ya en él se encuentra el bulbo capilar o raíz, de donde nace el cabello y donde se ancla a la capa media de la piel, llamada dermis.

 

Vida del cabello KV-1

Las cuatro fases de la vida del cabello: anágena, catágena, telógena y exógena.

 

EL CICLO DE VIDA DEL CABELLO

El bulbo o raíz capilar importa más que las otras partes porque todo el ciclo de la vida de un cabello depende de esta parte inicial, ya que es ahí donde recibe los nutrientes para hacerlo crecer. Y es que el cabello tiene un ciclo de vida dividido en cuatro fases: anágena (en la que el cabello crece, que puede durar entre 3 y 6 años), catágena (en la que el cabello deja de crecer y reposa, que dura entre 1 y 3 semanas), telógena (en la que el cabello se desprende poco a poco, por si solo o con ayuda, que dura de 1 a 3 meses) y exógena (en la que el folículo empieza a crear un nuevo cabello, desde la raíz).

Este ciclo tiene como resultado que cada día se caen entre 50 y 150 cabellos, en una época normal.  Pero en otoño, una serie de causas, ninguna de ellas definitiva, hacen que en la mayoría de la gente este número sea muy superior. Y en nuestro amor por el cabello y todo lo que lo rodea, hemos recogido algunas de las causas posibles más importantes para esa caída masiva…

 

Caída areata KV-1

La caída ‘areata’ o temporal, se debe a múltiples factores, pero nunca es definitiva.

 

7 razones por las que el cabello cae más en otoño

Hay muchas razones por las que el pelo puede caerse más en esta época del año. En cualquier caso, es importante que sepáis que el cabello que se cae en otoño se puede recuperar con el tiempo. La caída del cabello se divide entre dos tipos principales: androgenética, que depende de los genes y es la que ocasiona la calvicie permanente, y la areata, que es siempre temporal y depende de factores externos (como el sol o los tintes) o internos (como una enfermedad o el estrés). La de otoño es una caída de tipo areata, y por lo tanto, es temporal. Aquí tenéis 7 posibles motivos de que se produzca:

  1. Una posible explicación es la ‘muda’. Los seres humanos, como los demás mamíferos, cambiamos el pelo (y, por tanto, el cabello), y al igual que animales como los osos, los perros y las liebres, con la llegada del frío, el cuerpo desecha el cabello viejo del verano y lo cambia por uno nuevo para el invierno.
  2. Otra razón es que, por lo general, buena parte del cabello entra en fase catágena a finales de primavera y necesita tres meses -aproximadamente- para pasar por la telógena y exógena, que son los que dura el verano. Cuando el verano acaba es justo cuando todo el cabello muerto en la primavera acaba por desprenderse poco a poco.
  3. Además, en verano el sol incide con mayor fuerza sobre el cuero cabelludo y éste tiende a engrosarse para ganar densidad y así proteger nuestra cabeza. Al llegar el otoño, y conforme el sol va disminuyendo su intensidad, el pelo puede perder calidad y caerse.
  4. Con la vuelta de las vacaciones de verano, nuestros hábitos de vida cambian para volver a la rutina del trabajo y la cotidianidad. Esto a veces genera un estrés impropio de las vacaciones, donde hay más tiempo para llevar a cabo las cosas de forma más calmada y tener mayor calidad de vida. Esto afecta negativamente a nuestro cuerpo y, por supuesto, al cabello, haciendo que caiga más.
  5. De nuevo, en el verano, la exposición a más sudor, la sal del mar, el cloro de las piscinas y otros factores externos hacen que nuestro cabello se debilite y se resienta de ello durante el otoño, cayendo.
  6. Una persona con déficit de hierro o con alteraciones hormonales, durante el otoño, tendrá un cabello más débil aún y verá caer más pelo de lo normal, especialmente si es largo (no porque caiga más, sino porque es más visible).
  7. Finalmente, vivir en un clima extremo, como en una zona desértica o en una latitud muy alta (cerca de los polos), puede hacer que el cabello se resienta a causa de las temperaturas excesivamente altas o bajas y caiga. Si el cambio de temperatura al frío del otoño es brusco, también afectará del mismo modo.

Podéis encontrar más información sobre la caída del cabello en otoño aquí.

 

Tricoterapy Advanced Care de KV-1

Para controlar todo tipo de caída del cabello, recomendamos la línea  Tricoterapy Advanced Care de KV-1.

¿Qué puedo hacer para evitar la caída otoñal?

¿Y ahora qué? ¿Hay que resignarse a perder el cabello siempre que acabe el verano? Hasta cierto punto, la caída otoñal es inevitable, por todas las razones que te explicábamos arriba. Sin embargo, un cuidado de la salud del cabello en profundidad, y especialmente del bulbo capilar o raíz y el cuero cabelludo, frenará o incluso evitará gran parte de la caída otoñal, mejorando el aspecto del cabello en general.

Para esto, es fundamental nutrir y trabajar la fortaleza del cabello. La mejor solución para ello es evitar el estrés, mantener una buena alimentación y, sobre todo, confiar en un profesional. Desde la experiencia que conllevan más de 30 años dedicados a la salud y el cuidado del cabello, desde KV-1 te recomendamos nuestra línea de tricología Tricoterapy Advanced Care, que está pensada exclusivamente para mantener un cabello fuerte y resistente, trabajando la raíz capilar y el cuero cabelludo para tratar todo tipo de problemas graves, entre los que se encuentra la caída areata o temporal.

Esperamos que este artículo te haya servido para saber cómo funciona el cabello y como evitar la molesta caída de otoño. Si lo consideras útil, compártelo en redes sociales y recomiéndalo a tus amigos o conocidos, y estate pendientes a las nuevas publicaciones.

Un saludo y ¡hasta siempre!