Nuestra historia

Historia del Laboratorio KV-1

KV-1 Anti-Aging Beauty

Tras años de experiencia en laboratorios de cosmética profesional, en 2006 decidimos crear oficialmente el primer producto bajo la marca KV-1.

Creamos el primer tratamiento rejuvenecedor "Anti-Edad" para el cabello llamado Hair Lifting o "Lifting Capilar".

Nuestro producto emblema y embajador de la marca.

Gracias a su gran acogida en el sector y con más de 180.000 ventas por medio mundo, la familia Hair Lifting creció durante los siguientes años para completar y mejorar el tratamiento Anti-Edad, desarrollando nuestro propio ritual de cuidado capilar a través de un completo tratamiento rejuvenecedor del cabello.

Con KV-1 Anti-Aging Beauty damos un paso adelante en el mundo de la belleza, creando soluciones profesionales para el tratamiento del cabello y la piel, teniendo como objetivo principal, la perfecta combinación entre eficacia e inmediatez y garantizando resultados visibles desde las primeras aplicaciones con un uso continuado de cada una de nuestras líneas de tratamiento, obteniendo por encima de todo, un cabello saludable y una piel vital y radiante.

Durante los últimos años y durante nuestro crecimiento empresarial, hemos podido introducirnos de forma notoria en distintos mercados internacionales y en más de 15 países, algunos como E.E.U.U., Corea, Emiratos Árabes, Rusia, Portugal y Chile entre otros; Pudiendo demostrar la efectividad de nuestros productos en los diferentes tipos de cabellos y pieles del mundo.

En la actualidad, nuestro laboratorio situado en Barcelona, cuenta con un equipo propio de Investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), lo que nos facilita el desarrollo continuo de nuevos productos y tratamientos capilares 100x100 efectivos y formulados mediante principios activos homologados y certificados por la Unión Europea.

Además, nuestros procesos de fabricación minuciosamente establecidos mediante salas blancas con aire purificado, permiten obtener el sello garantizado de calidad bajo el marco legal establecido por la Unión Europea, trabajando siempre según la normativa de buenas prácticas de producción de cosméticos (BPPC).