Si vas a teñir el cabello, hazlo con cuidado

Teñir el cabello es quizá uno de los cambios más radicales en el aspecto de una persona, pero puede ser muy agresivo para el cabello: hay que protegerlo.

¡Hola otra vez!

¿Habéis pensado alguna vez en teñir el cabello? Algo que hace unos años estaba relegado a cubrir las canas, ahora es una práctica habitual como una manera más de definir el propio estilo, igual que cambiar de chaqueta o ponerse unos pendientes. No hay ningún problema con ello, ya que a cada persona le sientan mejor unos colores que otros dependiendo de diversos factores, como el color de la piel, la longitud del cabello, etc. Sin embargo, hay una gran diferencia con las prendas o complementos: el cabello es una fibra natural que forma parte de nuestro cuerpo, y por eso hay que tener mucho cuidado con cómo se aplican los tintes o decoloraciones.

¿Qué hacen el tinte / las oxigenadas en el cabello y por qué lo desgastan?

¿Pero por qué hay que tener cuidado? Al fin y al cabo, no hay demasiada diferencia con pintarse cualquier zona de la piel, ¿no? En realidad, teñir o decolorar el cabello es muy distinto a tintar cualquier parte de la piel: cada cabello es una fibra extremadamente fina y delicada, que tiene cierta elasticidad y resistencia, pero que sufre especialmente, debido a su composición, la interacción con los químicos de los que se compone el tinte.

Teñir el cabello puede ser una gran solución para encontrar tu look perfecto

 

Las fibra capilar o cabello se compone, de forma transversal, de tres capas: médula, corteza y cutícula. La médula es una parte central que recorre todo el pelo de principio a fin, y que en comparación, es mucho más fina que las otras dos partes. La corteza es el cuerpo propiamente dicho del cabello y, por tanto, es donde actúan todos los tratamientos que cuidan de la salud de la fibra del cabello, y muy especialmente los tintes. La cutícula, la capa exterior, es la barrera de protección del cabello, que esta formada a partir de escamas, por lo que todo lo que prevé actuar en la corteza capilar tiene que pasar primero por la cutícula.

La mayoría de los tintes, para que tengan un resultado duradero en el cabello, no se conforman con aplicar la tintura en la parte exterior (cutícula), ya que, si no, con pocos lavados el tinte desaparecería: lo que buscan es penetrar hasta la corteza a través de las escamas exteriores del cabello y actuar en el cuerpo interior de la fibra capilar. Sin embargo, este proceso, aplicado tanto para coloraciones como para decoloraciones, hace que los potentes químicos debiliten la corteza del cabello y lo vuelvan más débil debido a que degradan los puentes de disulfuro que mantienen al cabello estable y resistente. Esto puede llevar a que, cuando se acumulen varios tratamientos de coloración o decoloración sobre el mismo cabello, por ejemplo, éste se vuelva quebradizo y se rompa, cayendo. En otras palabras: el tinte o las oxigenadas son tratamientos químicos agresivos que, acumulados, pueden hacer que el pelo se caiga.

 

El cabello se divide transversalmente en tres capas: médula, corteza y cutícula. Estas últimas sufren con la coloración, ya que es donde actúa el tinte.

 

¿Quiere decir esto que si tengo el cabello fino no puedo teñirme/decolorarme?

No necesariamente. Que el cabello sea fino o grueso influye relativamente en su resistencia. Lo importante es la salud del cabello en general, y en especial de la corteza capilar. Si la corteza capilar está débil, sea por una acumulación de tratamientos químicos o por cualquier otra razón, no es aconsejable utilizar un tinte de la manera convencional; pero si la corteza está saludable, independientemente del tipo de cabello, no debería haber ningún problema para teñirse. Comprobar la salud del cabello, por otro lado, es sencillo: el cabello débil es quebradizo y se rompe con facilidad. A pesar de todo, lo mejor es consultar a un profesional, como tu estilista de confianza, para que te aconseje.

Yo tengo el cabello débil, pero quiero teñírmelo/decolorármelo. ¿No hay ninguna manera?

Sí. En KV-1 hemos desarrollado un sistema protector del cabello que refuerza los enlaces internos del cabello para aumentar su salud y resistencia especialmente pensado para prevenir y restaurar el daño producido por los tintes en la corteza y la cutícula capilar y así proteger la integridad del cabello sometido a estrés químico: el sistema profesional OnePlex.

 

Para evitar los problemas derivados de la coloración recomendamos Oneplex

 

Se trata de un sistema en tres pasos para que el estilista o peluquero proteja el cabello de sus clientes a la misma vez que aplica el tratamiento de coloración o decoloración. En primer lugar, se mezcla el Bond Multi-Booster con cualquier tipo de tinte para fortificar la salud ya existente en el cabello y preparar el camino para que actúe el siguiente producto. Éste es el llamado Clean & Maintenance: un champú respetuoso con el tinte y la mascarilla previamente aplicada que deja el camino abonado para… El tercer y último paso: el Bond Perfect Sealer, un tratamiento final intensivo anti-rotura que refuerza el cabello a nivel interno, protegiéndolo contra agresiones externas.

Combinando nuestro sistema Oneplex, el cabello puede variar sin problema de una coloración a otra, o reforzar un cabello débil que de otra manera no hubiera podido ser teñido o decolorado sin riesgo de rotura. Echadle un vistazo en nuestra web y recomendadlo a vuestro estilista, si aún no lo tiene, pues es un producto esencial para todo salón de peluquería dispuesto a realizar tintes o decoloraciones. Gracias a él podréis despreocuparos y dedicaros a escoger cuál es el color que mejor combina con vuestro estilo, manteniendo siempre la salud en el cabello.

Esperamos que te haya gustado este artículo. Si es así, compártelo con tus amigos, familiares y conocidos, y síguenos en nuestras redes sociales para ver cuándo publicamos nuestra siguiente entrada.

¡Hasta pronto!